La Cuarta “R” de la Ecología: Reparar

La Cuarta R de la Ecología, Reparar

Es algo así como “El quinto Beatle” o “El cuarto mosquetero”: siempre a la sombra de otros, pero con un rol muy apreciado. La cuarta Erre de la Ecología, “Reparar”, es realmente un complemento ideal para las 3R tradicionales: “Reducir, Reutilizar y Reciclar”.

Ya en una nota anterior te enseñamos “30 formas de ayudar a Reducir, Reutilizar y Reciclar”. En esta ocasión, resaltamos la importancia que tiene el hecho de reparar frente a la tendencia mundial de “Usar y tirar”.

Beneficio para ti y el planeta

México, Chile y Argentina son los países que más deshechos generan en America Latina frente a la tasa de otros como Guatemala o Bolivia. Cada habitante mexicano genera 1.2 kilogramos al día, es decir, 438 kilogramos al año. Estamos hablando de celulares, refrigeradores, hervidores, computadores, televisores, etc. La pregunta es: ¿cuántas de estas cosas podríamos reparar en vez de mandar a la basura?   El daño al planeta y a la salud de las personas es evidente, ya que muy poco se recicla: la mayoría de los productos termina en vertederos o incinerados en basureros. Esto aumenta las emisiones de Co2, que es el principal gas de efecto invernadero que contribuye al cambio climático.

Una actividad desafiante

Otra duda se nos viene a la cabeza: en tiempos de lo desechable, ¿podemos hacer que sea atractivo preservar las cosas? La reparación de productos es buena para el medio ambiente, pero también para nuestra actividad cerebral. Tirar a la basura y reemplazar es fácil; lo difícil y desafiante es que un objeto dañado vuelva a su funcionamiento normal gracias a la acción de tus manos.       Hoy en día, si no sabes cómo hacerlo, hay cientos de tutoriales en YouTube. “Hazlo tú mismo” o “Do It Yourself” (DIY) es toda una tendencia, por lo que podrás aprender a reparar diferentes cosas como zapatos, ropa, muebles, electrodomésticos y mucho más. Si lo haces en familia, con hijos, sobrinos o tu pareja, tanto más entretenido para generar cultura de reparación como en los viejos tiempos. En definitiva, comenzamos mejorando una máquina, y terminamos mejorando nosotros mismos.

Ahorra dinero

Reparar es sinónimo de economizar platita, ya que básicamente no tendrás que adquirir el mismo producto a precio de mercado. En cambio, prolongas su funcionamiento evitando ir nuevamente a la tienda comercial. La mayoría de los productos electrónicos tiene obsolescencia programada, es decir, una vida útil corta. Lo contrario a ello es la Alargascencia, cuyo propósito es reparar objetos, alquilar, hacer trueque y encontrar o vender productos de segunda mano. De esta forma se fomenta la economía circular, ayudando al planeta y a tu bolsillo.